martes, 26 de febrero de 2008

Céfiro torna...

Ha soplado a su antojo el Céfiro en el pisito. Y entre el revuelo de papeles, flores y cabellos enredados, nos ha dejado una caterva de acalorados muchachitos, que espero se marchen pronto, persiguiendo a nuestra Ki.
He llegado tarde a casa, y afortunadamente todo está en silencio.
El concierto de Bárbara Hendricks y Magnus Lindgren Quartet ha resultado sorprendente.
Maravillosa Strange Fruit, con el acompañamiento casi minimalista de Mathías Algotsson al piano.
I love my man y otras piezas acompañadas por el saxo, clarinete y flauta (¡¡genial!!) de Magnus Lindgren, con Fredrik Jonson al contrabajo y Jonas Holgersson a la batería.
Puedo pensar que no cuaja la técnica de la Hendricks en todos los registros jazzísticos de la banda y del repertorio de Billie Holliday, pero ha habido instantes memorables, e incluso emocionantes en este concierto.
Me da igual, francamente, si la voz encajaba o no a la perfección en el marco de las voces-jazz.
He visto a mis compañeros de palco bailar literalmente en sus sillas.
El teatro entero se contagió de puro Swing.
Como despedida y en respuesta a los aplausos del público, como suelen darse en Sevilla, a ritmo de tres por cuatro, Magnus Lindgren comenzó a tocar Summertime, pidiendo que las palmas no cesaran.
Bárbara Hendricks se lució en profundidad, ahora sí, en el aria de Porgy and Bess.
Precioso final.

3 comentarios:

Leila Sand dijo...

Aynsss, mi niña podemos tu carita de felicidad.

Me alegro q lo hayas disfrutado.

Jabuga dijo...

:) ¡¡Cuánto te habría gustado, Ki!!
Además, el palco anexo estaba poblado de caballeros de buen ver...lo que te perdiste...

:D

...Like the wind that shakes the bough,
He moves me with a smile.
The difficult I'll do right now.
The impossible will take a little while
I say I'll care forever
And I mean forever
If I have to hold up the sky.

Crazy he calls me
Sure, Im crazy
Crazy in love am I...

Jabukisses :****

Jose Marzo dijo...

Me acuerdo cuando salío en las noticias, comentando que es una cantante de ópera que había decidido cantar jazz. Luego pasa lo que pasa, que los dependientes de El Corte Inglés se vuelven locos. Una vez iba buscando un disco de la portuguesa Mísia, y, aparte de que la empleada no tenía ni idea de quién era, cuando le dije que era música portuguesa, fados, me dijo que mirara en el apartado de ¡¡nuevas músicas!!. Está claro que no tenían ni idea, porque si los fados son algo nuevo, ¿donde deberían haber colocado a aphex twin?