lunes, 25 de febrero de 2008

Hendricks vs. Holliday


Esta noche veré por primera vez, en persona, a Bárbara Hendricks.
Voy a su concierto ilusionada y a la vez inquieta porque no ofrecerá las piezas habituales de su repertorio.

Habría deseado escucharla cantando a Schubert o a Mozart, como en sus grabaciones con María Joao Pires, pero la sorpresa aguarda precisamente en su elección. Presentará una selección del repertorio de otra gran cantante estadounidense, una leyenda del Jazz-Blues, Billie Holliday.

Enfrentar dos figuras artísticas de tal entidad me parece una labor arriesgada y más interesante que prudente. Digo enfrentar porque dificilmente puedo imaginar que dos personalidades semejantes puedan fusionarse. Aún conociendo y admirando el talento inagotable de Bárbara Hendricks aprecio la dificultad extrema que supone un acercamiento al estilo radicalmente opuesto de la Holliday.


Ambas cantantes comparten, ademas de sus iniciales, cualidades excepcionales, voces personalísimas, dominio técnico y expresividad, pero de caracter tan opuesto que temo por el resultado.

Y aún con esta inquietud me muero de ganas de ver a la Hendricks, una de mis sopranos favoritas y una referencia personal insustituible para las mujeres de todo el mundo.

¡Finis coronat opus! Y mientras llega, algo me dice que hoy será, para mi, el día más largo del año.

2 comentarios:

Jabuga dijo...

¡¡Me gustó!!

Jose Marzo dijo...

Billie Holiday... Que vida tan dura. Hay cantantes que han hecho de este mundo algo hermoso, pero sus vidas han sido un infierno. También le pasó a Elis Regina. No todo fue el tormento de Beethoven, o el lacrimosa de Mozart.
De divas del jazz, también me gusta mucho Sarah Vaughan.

Besos en sí bemol