domingo, 30 de marzo de 2008

Caminando entre barriles


El sábado 29 también teníamos un camino a recorrer, parte de éste transcurría por una dehesa donde campaban a sus anchas los toros de la finca Santamaría, y yo que de "torera" por no tener no tengo ni chaquetillas, decidí que fueran otros los que se hiciesen el camino. A pesar de que el propietario de la finca, el torero Franco Cadena, nos acompañaba para apartar los toros, a mí no me convencieron.
Lo que me convenció fueron todos esos barriles que están ahí amontonados, así que mientras los demás sudaban y se llenaban de polvo, yo me reuní con Baco y vaso va, y vaso viene me quedé esperando a los caminantes.
Cuando llegaron yo tenía puesta una sonrisa profiden de la que no me separé en todo el día. Bebimos algo para aliviar la sed de los caminantes, después bebimos algo con el aperitivo, después bebimos algo durante la barbacoa, después bebimos algo con los postres, después bebimos algo mientras algunos bebían café, después bebimos algo porque todo el mundo sabe que después del café, y el puro va la copa, y después seguimos bebiendo algo mientras un guitarrista que tocaba como los propios ángeles, me teletransportaba al "Limbo".
Por cierto, yo que nunca presumo de nada, os diré que les encantó a todos mi escalivada, y por ella se me pegó el guitarrista comiendome la oreja de lo buena que estaba(jajajajjajaja, juer ahora caigo, me refería a la escalivada, jajajajja) y me dió la brasa contándome su obra y milagros en la cocina.
Tb había una persona que trabaja en algo relacionado con el agua, pero como Baco ya por entonces se había apoderado de mí, no me enteré muy bien quién era ni qué hacía, y me confirmó (lo sospeché siempre) que al menos el 40% de las pérdidas de agua se va en las tuberías y que hay q invertir y bla, bla, bla, bla.
Mi amigo el hippie volvió a traerme huevos de sus gallinas, que por cierto los he cenado esta noche, y están de muerte.
En fin, pilarín, que pasamos uno día estupendo.

No hay comentarios: