martes, 29 de abril de 2008

Buscando mi varita



Esta mañana cuando me disponía a regalar la mejor de mis sonrisas, me encontré con Carmen. Miré sus ojos llenos de ilusiones rotas, de sueños convertidos en pesadillas, sus ojos llenos de preguntas sin respuesta, esos ojos llenos de una tristeza tan profunda que sólo un alma atormentada es capaz de reflejar. Y me sentí impotente.


Qué! poco puedo ofrecerte, es tan poco si lo comparo con la profundidad de tu amargura; sólo una sonrisa, una mirada de alegría, unas palabras de esperanza, unas manos llenas de ternura, ¿qué es eso comparado con tu sufrimiento?.


Pero a pesar de no poder darte lo que necesitas porque mis manos no son capaces de curar, esa sonrisa que te he robado o esa promesa de comeré mañana, me da la fuerza necesaria para seguir sonriendo otro nuevo día a otra nueva Carmen.


Todo irá bien…

10 comentarios:

El Ratón Tintero dijo...

El poder de una simple sonrisa no tiene límites; ni precio.
Me ha encantado Leila Sand; gracias :-)

Jabuga dijo...

Cuánta razón tienes, querid@ ratón tintero!!
Lo sabes bien, Ki, una mano amiga, una buena compañía, una sonrisa a tiempo, son vitales en momentos de crisis.
Y tú tienes tanto bueno que dar...

Mil jabuss

Jaime Garcigonzález dijo...

Jabuga ,hija , la vida es un acto de encuentro y un acto de perdón ( ni yo me lo creo pero suena guay ).

Leila Sand dijo...

Gracias ratoncita, me alegra q compartas conmigo este sentimiento.

Kisses

Leila Sand dijo...

Jabuguita gracias por tu generosidad.

Kisses

Leila Sand dijo...

Hola Jaime!!!!!!.

Kisses

Jabuga dijo...

Señor virginiano, es un placer leerle entre nosotras.
Ya me gustaría que la vida fuera eso que usted nos comenta!! pero como me temo que no es así, me quedo con que suena guay :)

Bienvenido a nuestra casa.

Jabuss

Jose Marzo dijo...

¿Por qué muchas veces afrontamos nuestras desdichas con la mayor de las dignidades y no nos permitimos flaquear y, sin embargo, se nos cae el alma a los pies cuando vemos el dolor en el rostro ajeno?

Jabuga dijo...

Por la maldita persistencia del recuerdo.

Leila Sand dijo...

Será por altruismo??. Yo creo, claro q tb creo en Peter Pan.

Uno Kisses compañeros