sábado, 11 de octubre de 2008

Aynssssss!!!!, anoche volví a verle. Me pareció mucho más mono y más mazas, que la otra vez, y pensar que pude tenerle entre mis brazos… jajajajajjajajaja, ¡menudo armario ropero!; y le dejé escarpar, si es que soy tonta, tonta...

Recuerdo con dificultad el día que se sentó a mi lado, me hablaba con "voz de hombre", penetrando en mis sentidos, invadidos aquel día por una mezcla, entre vino, caipirinha y ron, me importaba un bledo lo que me contaba yo tan sólo quería besarle, y vaya si lo hice. Besaba fatal.


Por cierto, esta vez y para poder disfrutar de su perfecta silueta, esculpida a base de 3 horitas al día de gimnasio, ¡qué gente tan ociosa!, le hice una foto, un placer para los ojos, ¡a disfrutar chicas!.

2 comentarios:

Jose Marzo dijo...

Claro Leila. Si es que la primera vez que lo viste era demasiado tarde, y el pobre iba todo despeinado. En esta foto, con los arreglos mágicos del photoshop, ya es otro cantar. Si hasta parece que a cada chasquido de sus dedos se le va a colocar una gachí bajo ese brazo, que tiene que dar unos mamporros...
A mi desde luego no me va a dar ninguno, porque para eso soy su amigo, ¿verdad?
Por cierto, sus besos tenían que saber a taifol por lo menos.

Besitos menos higiénicos, pero más sinceros.
Mr Joser

Leila Sand dijo...

Jajajajajajjaja, pero si tu estabas conmigo esa noche, joio, y se me apalancó por tu culpa, jajajajajjaja, acuerdate lo mal que me sentí después de su beso, que hasta te di penilla.

Ainsss!!!, Marqués pues le volví a ver, jajajajjaja, ya te contaré, ya. Pero vamos q esta vez ni le bese, ni ná.



P.D.: Por cierto, estaba petao el garito, nada que ver con la otra vez.