viernes, 8 de mayo de 2009

¿Qué fue primero: el huevo o la gallina?


Y qué más da de dónde haya salido el virus, no se trata de buscar culpables, sino de buscar soluciones; pero la mezquindad del ser humano no conoce límites.

Yo también le canto al viento, con el deseo de transportar esperanza, fuerza y ánimo, en especial al pueblo Mexicano y muy especialmente a mi amigo Rafa.

NOTA: A diario mueren en el mundo unas 100.000 personas por hambre, me pregunto: ¿Cuando van a descubrir la vacuna contra ese virus?.

7 comentarios:

Jaime Garcigonzález dijo...

Ya lo dije en su momento: la culpa es del compás chancleteril

Rafael Merino Isunza dijo...

Amiga, me emocionaste mucho al leer este post. Después de las muchas muestras de discriminación que hemos recibido alrededor del mundo, tú y España salen a dar la cara y se muestran solidarios con nosotros ante este desafortunado evento.

El presidente Zapatero ha dicho: "México le enseñó a España, a los españoles, en momentos de dificultad y de tristeza, que la solidaridad es el único modo decente de enfrentarnos a lo que, algunas veces, parece inevitable. Nunca estaremos suficientemente agradecidos."

Miguel Ríos dice: "Cuando se tiene la suerte de haber ido a México y haber recibido el cariño de la gente mexicana, cuando uno conoce la historia de la acogida del pueblo mexicano a lo más granado de la cultura y la intelectualidad del siglo pasado en nuestro país, cuando se sabe que es un pueblo tan de brazos abiertos, uno sólo puede decir 'Viva México, cabrones.'"

Ante esto lo único que tenemos que decir los mexicanos es que amor con amor se paga y de corazón a corazón te doy las gracias.

http://www.eluniversal.com.mx/notas/596515.html

http://mx.news.yahoo.com/s/07052009/38/n-latam-madrid-grita-quot-mexicanos-quot.html

Leila Sand dijo...

Pero bueno, ¿la culpa no era del cha,cha,cha?

Leila Sand dijo...

Rafa, francamente me emociona que lo hayas hecho tú tb. Suelo hablar desde el corazón, me hace feliz encontrarme con gente que hace lo mismo.

Un cariñoso abrazo

Elaine Marley dijo...

Me uno a vosotros no sólo en la solidaridad con el pueblo mexicano ante las dificultades que ahora se han presentado, sino en el amor a ese país grande que hemos sentido siempre a nuestro lado.

México ha sabido mantener una sobrecogedora dignidad de reino antiguo en nuestra realidad, tan apegada a lo nuevo y caduco.

A d. Rafael lo conocí hace tiempo ya, desde el increible blog del Señor de la Noche. ¡Qué hallazgos ambos!.

Ya ves, Leila, cuánto bueno nos ha venido y nos tendrá que venir de México.

Gracias por haber tenido la sensibilidad de expresarlo.

Leila Sand dijo...

Srta. Marley, a quien tengo que dar las gracias es a ti, porque siempre estás ahí apoyándome.

Un pedazo beso

Rafael Merino Isunza dijo...

Señorita Marley antes que nada agradezco su solidaridad con el pueblo mexicano, no sólo por el mal momento que estamos pasando, sino por el reconocimiento que nos hace como nación hermana; y cierto es que la dignidad y los amigos son lo único que queda para seguir adelante.

Hablando de otra cosa, he de confesar que me ruboriza con sus halagos y le hago saber a usted que siempre es y será bien recibida en mi lugar, su lugar, por último gracias por poner atención a mis palabras.