lunes, 28 de julio de 2008

¡¡Cómo está en el mundo, Fancundo!!


- Hola buenas días señora.
- Hola buenos días, pase por aquí por favor (este tío con cara de salido no me gusta un pelo).- Qué es lo que pasa.
- Los focos no se encienden, mire, ese está lleno de agua y han petao los dos.
- Vale, pues voy a meterla mano.
- Me voy para dentro si necesita algo me llama por aquella ventana.

A los dos minutos:

- ¡SEÑORAAAAAAAAAAAAAAAA! PUEDE SALIR UN MOMENTO.
- Sí, sí, claro, voy enseguida
- Bla, bla, y bla, y más bla…que vamos, q hay q cambiarlo y ponerlo todo nuevo, al menos éste.
- Vete a saber si eso será verdad, éste quiere darme una buena clavada.- Bueno… si es necesario… habrá q cambiarlo.
- Me voy para dentro si necesita algo me llama.

A los 15 minutos:

- ¡SEÑORAAAAAAAAAA! PUEDE SALIR UN MOMENTO.
- Sí, sí, ya salgo.
- Bueno pues ya está .
- ¿Cuántos focos ha cambiado?.
- Uno, ná má.
- ¿Y ha mirado el otro?.

Creo q ahí cometí un error, una especie de encantamiento, porque a partir de esa pregunta el tío creo q entró en una especie de trance y el diálogo se desarrolló en la forma siguiente mientras sus ojos no paraban de radiografiarme.

- Le he metido el instrumento…
- Qué coño me importará a mí lo que le ha metido.- Pero el foco…, el otro, ¿lo ha revisado?, ¿está bien?.
- Eso es mejor no tocarlo…menos mal q tengo el instrumento.
- Y dale con el puñetero instrumento, a mí q cohone me importará su instrumental.- Pero…¿no sería mejor echarle un vistazo?.
- Yo si quiere se lo toco, pero creo va a ser mejor no tocarlo.
- Si ya lo decía yo, éste es un salido, no sé ni como no se ha quedao ahí pegao de un subidón de tensión.
Yo cada vez más seria y el “nota” cada vez más sonriente.

- Bueno… ¿entonces los focos están bien?.
- Es que es mejor no tocarlo, pero si quiere se lo toco yo el instrumento lo tengo a mano.
- Y vuelta la burra al trigo, este tío me está ruborizando.- A mí no me importa tocárselo.
- Ni a mí me importaría darle una patada en ese pequeño abultamiento q intuyo en su entrepierna.

Mientras miraba aquel cuerpo en camiseta interior, de esas q usaba mi padre, y como la faja le sobresalía por encima de la cinturilla del pantalón, rápidamente me precipité a terminar aquella conversación que debía estarle resultando de lo más entretenida.

- Bueno, pues si el que estaba lleno de agua lo ha cambiado ya y los dos funcionan... mi marido me está esperando. Digame que le debo.
- ¡Joder!, 30 euros sólo por el desplazamiento, q mamonazo...
Finalmente le pagué la factura y le acompañé directamente a la puta calle mientras supongo, me echaría una miradita al trasero.

Uno kisses

6 comentarios:

Leila Sand dijo...

Amos la antítesis de la lujuria!!!!!.

Uno kisses

JL Martínez Hens dijo...

POR FAVOR REENVIAR ESTE MENSAJE A TODAS LAS PERSONAS QUE CONOZCÁIS:

Si conoces a alguien en Sevilla que pudiera tener el grupo sanguíneo AB y esté dispuesto a donar sangre, ayudanos.

En el hospital de FREMAP SEVILLA hay un chiquitín de dos años ingresado con leucemia que necesita urgentemente unos 15 donantes.

Por favor reenvía este correo a quien conozcas.

Si encuentras a alguien, puede ponerse en contacto con el padre, Miguel, en el 625 66 99 33.

Maria Nieves Martínez y Merino
Inspectora Médico
Inspección de Servicios Sanitarios
Consejería de Salud - Cádiz
mnieves.martinez@juntadeandalucia.es

JL Martínez Hens dijo...

Siento haber puesto el comentario anterior. Al parecer es una estafa.

Jabuga dijo...

Eso iba a decirle. El año pasado ya nos lo enviaron al trabajo y era una patraña. Como la del niño perdido del BBVA, que reaparece cada septiembre. Pero valoramos su buena intención, no hay nada que disculpar.

Leila, es un relato al más puro estilo virginiano. Si llego a saberlo no te dejo sola con el técnico de la piscina jajaja

Jabubesos

Leila Sand dijo...

Uff!! Jabuguita el técnico tenía un viaje, pero de idaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!! ná má.

En cuanto a esa comparación con el virginiano ya quisiera yo tener su elocuencia y erudición.

Virginiano, jajajjaja, en un lugar de uno grano te va a salir una virginianita, jajajajajja (capaz de meterme dos mojás).

Uno kisses pa tós

Leila Sand dijo...

Sr. Martínez Hens, no hay nada q sentir, a la gente de buen corazón nos suelen engañar.