domingo, 22 de febrero de 2009

Con un día de retraso


Siempre, desde que era muy niña, me gustó esta canción, era una de las preferidas de mi madre.

Recuerdo que de pequeña me producía una extraña melancolía; han pasado una pila de años y cuando vuelvo a escucharla, además de traerme la imagen de mi madre, metida en la cocina tarareandola, mientras yo desde la puerta la miraba y pensaba ¡qué guapa es!; sigo sintiendo la misma sensación de vacio, sigo creyendo que todavía falta algo por llegar y una lágrima perdida resbala por mi mejilla.


Además de dedicársela a la mujer que más he querido en mi vida, me apetece mucho compartirla también con todos aquellos que creen todavía, que algo bonito está por llegar.


¡Va por ustedes!.

Te quiero

2 comentarios:

El Capitán Escarlata dijo...

También esta melodía delata nuestra edad mi Señora.

Bonita y tierna entrada (Si,... hasta el capitán Escarlata tiene Madre).

Expresiones ¿maternales? varias.

Leila Sand dijo...

¡¡¡Hey!!! un momentín, que yo...lo recuerdo MUY vagamente, jajajajajja.

Lo siento Capi, no puedo evitar ser coqueta.

Uno beso