jueves, 1 de octubre de 2009

A MI MAMÁ



















Querida mamá, donde quiera que estés espero que sientas nuestro beso, y que tengas un ¡feliz no cumpleaños!.

Tal vez el único regalo que podamos ya ofrecerte es lanzar al infinito el te quiero, más infinito, que nunca hayamos pronunciado.

Tal vez sólo podemos aliviar nuestra pena al decirte que sigues siendo parte de nuestras vidas, que no pasa un solo día, en el que no estés presente en nuestros pensamientos, que aún sonreímos y lloramos al recordarte y que por muchos, muchos años que pasen hasta que volvamos a encontrarnos, nunca dejaremos de sentirte cerca.

Querida mamá, el vacío sólo puede llenarlo tu ausencia. Mamá, qué daño nos hace saber que no podemos descolgar el teléfono para volver a escucharte, que ninguna de nuestras cartas tendrán destino, y que por mucho que nos empeñemos, tus brazos nunca volverán a abrazarnos, ¡te echamos tanto de menos!. Tan sólo el consuelo de pensar que cada día somos capaces de iluminar tu camino, es lo único, que verdaderamente reconforta tu ausencia.

¡Feliz cumpleaños mamá!.

Eva y Ana

P.D.: Te queremos



2 comentarios:

El Capitán Escarlata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Capitán Escarlata dijo...

Paso por Vuestra Casa, mi Señora,... leo Vuestro escrito,... y nada puedo añadir o comentar,... salvo mi huella en el zaguan.

Expresiones solidarias varias.