miércoles, 23 de septiembre de 2009

Qué guapa que soy, qué cuerpo que tengo, qué buena que estoy...

























Tengo una compañera que es la versión femenina del repelente niño Vicente; una sabionda que se atrevería a rebatir la ley de la gravitación universal al mismísimo Newton , o dirigir la plantilla del Pentágono, incluyendo, “of course”, a todos sus militares. Una de esas pedantes que sientan cátedra cada vez que abren la boquita, ¡vamos un asquito!.

Es una especie de Leonardo Da Vinci y Pitita Ridruejo, y además en alguna reencarnación debió ser papesa, que digo yo, podría ser el femenino de papa (se lo preguntaré a ella, me sacará de dudas).

Me tiene “mártir” con sus soporíferas peroratas, lo del Santo Job a mi “lao” no tiene parangón. Se sabe el nombre de iglesias que no deben ni de existir, me dan ganas de llamarla sor petarda, o hermana san suplicio.

Es elegante a la par que distinguida, sin ir más lejos esta mañana comentaba que el largo de falda que a ella le había gustado siempre, era el “largo Chanel” (quien debía coserle las faldas personalmente), que manera más cursi de decir que le gusta la falda a la rodilla, “largo Chanel”!!!!, me pinchan y no me sale sangre, porque encima, se lo cuenta a pacientes, que muy probablemente creen que Chanel sólo hay “uno” el número 5, por cierto, yo prefiero “Coco Chanel” y mi hermana “Coco Mademoiselle“.

Ni que decir tiene que es más egocéntrica que el propio Dalí, y además no deja meter una palabra ni de canto, así que esta misma mañana me he tenido que morder la lengua, incluso a riesgo de envenenarme, cuando nos soltaba otro sermoncito desde su púlpito, comentando a una paciente, quien elogiaba el trabajo que realizamos (claro que ya he aclarado yo que no somos tan altruistas como parecemos y que las satisfacciones, no vienen sólo de la mano del dinero) la “loro ésta” comentaba que bueno, que si los cursos de formación, lo son todo, que si no fuera por esos cursos,…me han dado ganas de decirla, “pues mira sor citroen, tú no has aprendido ná, guapa!!, porque decían bien clarito, que dejemos hablar al paciente, y tú, bonita, no escuchas, nada más que a Beethoven, supongo”; pero haciendo alarde una vez más de mi paciencia infinita, me he callado con la esperanza de que se quedara convertida en una estatua de sal (aludiendo a su tema preferido, la religión, católica!!, por supuesto).

El caso es que me he quedado perpleja y con un gran interrogante, cómo es posible que una persona tan instruida, haya aprendido tanto en esos cursos, cuando yo, que soy una zoquete, he aprendido más bien poquito, vamos que me han servido de poco, en otras palabras, que son una mierda.

En fin, “Pilarín“, tus opiniones, de las que pretendes hacer teorías, me la traen al pairo y además Srta. Pitita que sepas que:

Debería ser usted más humilde y dejar de mirarse al ombligo.
Debería escuchar a los enfermos.
Debería olvidar su “yo” para recordar cualquier tú.
Debería dejar de mirar con esas pestañas horteras pintadas de azul, y abrir bien los ojos del corazón.
Debería cerrar su bocaza, y abrir igual de grande su generosidad.

Y fundamentalmente Srta. Pitita debería hacer un buen curso, en La Sorbonne, como mínimo, donde la enseñen, lo que significa el amor.

¡Que te den!, yo a mi tran tran.


P.D.: Aquí la abajo firmante podría darte más de una lección, ¡liiiiiiista!

9 comentarios:

Jaime Garcigonzález dijo...

Parece que la Pitita te cae muy bien ¡tendrá también los pies monísimos y el cuello esbeltísimo! supongo...
En Villaluenga del Rosario hacen unas morcillas que ni pintás pa que le den a cualquiera.

Jaime Garcigonzález dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leila Sand dijo...

Jajajajajaja, los pies monísimos y el cuello esbeltísimo, jajajajja, ¡qué tío!.

Voy a mandarla directamente a por morcillas al Villaluenga ese que, seguro que lo del Rosario, le mola.

Uno Kisses

P.D.: ¡Madre mía! lo que has debido poner en el ese comentario suprimido, jajajajja, recuerda que soy sensible, que últimamente se te ha olvidao.

Otro kisses

Jaime Garcigonzález dijo...

No era nada, sólo que le dí dos veces al mismo comment (ira, ira, dicimulando un biajher tío)

Jaime Garcigonzález dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jaime Garcigonzález dijo...

Porras, otra vez igual!

Leila Sand dijo...

Jajjajajajaja, sí, sí, eso se lo dirás a todas.

Kisses con achuchón

Elaine Marley dijo...

Estoooo...y tú porqué te juntas con esa gentuza?? Si ya veía yo que te estabas descarriando...

Y...si la tal habla tanto, no creo que se pare a escuchar ni a Beethoven (que por otro lado le haría mucho bien).

Capitán Escarlata, puede hacer usted un comentario, que nuestra Leila no estaba hablando de mí jajajaja
A mi el largo Chanel no me va. Quizás el Betty Boop...

Leila Sand dijo...

Jajajajaja, me iba pa la camita, y me alegro de haberle dao una vueltecita al pisito, jajajaaja, me haces irme con una sonrisa.

Y Srta. Marley, a ver si está en su puesto de trabajo, a las horas de trabajo, que no la pillo.

Un besito y gracias por estar ahí